Excursiones Fotográficas

A menudo me veo inmersa en excursiones fotográficas en las que disfruto y me comparto de una forma tan natural que no pareciera que estoy trabajando. No hay forma mejor de expresar y aprender, que juntarnos con más personas, y perdernos en la naturaleza.

Vivimos tiempos extraños en los que se difuminan los límites del contacto, los aportes del equipo, la grandeza de lo puro,…

Veo fotos antiguas, en las que en las salidas fotográficas, a veces éramos tantas personas que, aunque se aprendía y se disfrutaba mucho, muchos datos se perdían. Muchas dudas quedaban sin resolver. Y era lo «normal».

Me gustan los grupos reducidos en los que todo se vuelve más sencillo, más colaborativo, más real. Permiten mayor intimidad, que cada duda quede resuelta o quizás magnificada, pero que nunca se pase por alto. Que «todo» o «nada» cuente, y que lo que pase en ese equipo, quede en el equipo.

Nunca entendí muy bien lo que significaba eso de «normal». Casi siempre era sinónimo de «igual», de «encasillado»,… Me gusta lo diferente, y acaso, ¿no es más «normal» ser diferente

Crear conexiones, respirar aire fresco, aprender fotografía en un entorno que sea ya de por sí un regalo para los sentidos….

Escríbeme y únete a la próxima. ¿Te atreves a experimentar y conectar lo que llevas dentro con tus fotografías?